La ley espejo en la relaciones

ley espejo relaciones

En la novela se aborda también otra cuestión muy controvertida, como es la falta de respeto en las relaciones. En esta ocasión se habla de la relación de una pareja ficticia que sufren por los acontecimientos que les rodean, se ven agobiados, manipulados y controlados por los demás, creando un vacío en sus vidas que los impulsa a una insatisfacción e infelicidad permanente. Y tal y como ocurre en la vida, cuando nos olvidamos de nosotros mismos y estamos más pendientes de los deseos ajenos, nuestra insatisfacción crece, nos mostramos ansiosos, infelices e irritables.  El ejemplo que he puesto en el libro es el de una pareja, pero este tema puede abarcar muchos matices tales como familia, compañeros de trabajo, amigos, incluso desconocidos.

Como se ha explicado en el anterior artículo, el exterior es un reflejo de nuestro interior. Basándonos en esta premisa, si alguien dice algo que te molesta, si sus insultos te ofenden o peor aún, si te agrede, la pregunta que debería uno hacerse es :¿ Por qué lo permito?

Si aguantas esa situación tratando de suavizar el efecto con mil y una justificaciones, eso solo muestra el poco respeto y amor que tienes hacia ti mismo/a. Y como antes se ha dicho, esa falta de respeto se manifiesta en el exterior a través de personas que no te respetan. Esto no quiere decir que tú, deliberadamente, desees ser agredido/a o insultado/a, pero sí que ves  a través de los demás lo que en realidad sientes y crees de ti.

Si por el contrario estuvieras convencido/a de sentir amor y respeto hacia ti mismo/a, indudablemente saldrías de ese entorno. Esa acción es de sentido común, ¿no crees? Pero si te quedas, deberías mirar con más profundidad el motivo por el que aguantas, y puede que si no te quedaras en la superficie y escarbaras en tu interior más concienzudamente y con honestidad, encontrarías sentimientos de miedo, inseguridad…

Todas las relaciones sirven para el mismo propósito. Cualquier persona, o situación en el mundo que te moleste o afecte de alguna manera, sirve para mostrarte esas partes de ti que eres incapaz de ver por ti mismo/a. Si por el contrario oyes cosas que aunque están relacionadas contigo, sabes honestamente que no son verdad, no te molestará y las pasarás por alto como si se tratara de una broma, un comentario banal o un hecho sin importancia ninguna.

Ahora, tras esta breve explicación, vamos a pensar en algo que nos ha molestado mucho. Yo voy a poner aquí mi propio ejemplo, para que veáis en qué consiste:

< Recuerdo una ocasión en que mi marido me dijo que parecía que yo había olvidado hacer lo compra, de lavar los platos, bla, bla, bla …Yo trabajo fuera de casa y él no, así que poco a poco se ha ido responsabilizando de algunos deberes que antes yo asumía. Y es cierto que vivo más desatendida en ciertos aspectos, pero me molestó muchísimo que lo dijera como si yo no hiciera nada. Ambos sabemos que no es así, y a mi pesar continuo haciendo de “ama de casa”. La cuestión aquí es: ¿Por qué me molestó tanto?¿Por qué comencé a defenderme súper ofendida? Yo sabía que no era cierto y no debería haberme sentido aludida ¿verdad? Pero aquí hay una cuestión que no debemos dejar pasar por alto: LAS CREENCIAS. Y utilizando la ley espejo llegué a la siguiente conclusión:

Yo me sentía culpable, no por el hecho de no hacer lo que hasta ahora siempre había hecho, sino por creer que era mi responsabilidad. Criada y educada con una mentalidad a la  antigua, donde las mujeres eran las que asumían todas las cargas relacionadas con el trabajo en casa, mi propia culpabilidad se manifestó a través de mi maestro de la culpabilidad, para mostrarme algo que no era capaz de ver por misma. Mi parte consciente sabe que no es así, pero mi parte inconsciente, la cual solo puedo ver a través del reflejo del mundo, aún está arraigada a las viejas creencias.>

¿Veis? En la historia no hay culpables ni inocentes, solo un mundo que te muestra tu parte oculta en forma de relaciones, circunstancias y vivencias personales. Cuando lo haces consciente, empiezas a verlo todo de diferente manera.

 

ley espejo relaciones

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn